De las ideas a la acción

Print Friendly, PDF & Email

ideasCharles Lee.
Editorial Vida, Miami, Florida EE.UU. 2014. 222 págs.

Con este título, está clarísimo que no se trata de un texto de teología. Tiene una declarada intención de ayudar a los emprendedores, líderes, responsables, a desarrollar sus ideas de forma constructiva y sin dejar ninguno de sus pasos necesarios. Ahora es cuando, el sufrido lector, se pregunta: ¿por qué se comenta aquí? La iglesia no es una empresa, ni se puede liderar con conceptos empresariales. Yo doy testimonio de una iglesia floreciente, que entre sus responsables tenía gente cualificada en importantes empresas, quisieron dirigir la iglesia bajo este concepto y con el tiempo fue un auténtico fracaso. Pero, con sabiduría de lo alto, un hermano con conocimientos doctrinales afianzados, puede transferir fases del proceso de llevar las ideas a la acción, para su visión actualizada de las propuestas de acción para el futuro crecimiento de una iglesia activa. También pueden aprovecharlo miembros de nuestras comunidades en sus sendos trabajos.

En su testimonio personal, el autor nos cuenta su ascendencia o legado que le orientó a su dedicación. (En el capítulo 38 ¿Una marca personal? dice: “Hace poco le pregunté a Jonathan, mi hijo de ocho años: <¿En qué crees que trabaja papá?> Papá, tú ayudas a la gente con sus ideas, respondió él.)”. Los inicios. “Mis padres nacieron durante los inicios del conflicto coreano, una guerra civil que devastó nuestro pequeño país en desarrollo en Asia. Nuestra Corea posbélica estaba en ruinas, literalmente, y la economía era un desastre. El ambiente estaba lleno de profundo dolor, ira y desesperanza. Afortunadamente para Corea, los niños nacidos en ese periodo, la generación de mis padres, se negaron a dejar que sus circunstancias se interpusieran en sus esfuerzos por recuperar el país. Eligieron reponerse, una ética laboral sin parangón y una actitud de ‘no podemos fallar’ que ayudó a Corea a catapultarse en el ranking de los quince primeros países en producto interior bruto (PIB). ¡Increíble! Cuando se trata de implementar bien las ideas, la generación de mis padres siempre ha sido una gran fuente de inspiración para mí.”

Por años estuvo ligado al ministerio de la familia, por ello nos agrada que en pleno desarrollo del contenido, se dedique un importante capítulo a la familia. Luego de llenarnos de la orientación que la Biblia nos da para la familia, podemos atender los consejos que exponen en el capítulo 10: Elige la familia. “Cuando persigas tus sueños, piensa en estas ideas acerca de la familia. –Te ven tal y como eres y aun así te quieren. –El trabajo va y viene, pero las familias son irremplazables. Lleva casi tanto trabajo, si no más, construir una familia que un negocio. La vida se disfruta mucho más cuando puedes compartirla con tu familia. La familia nos recuerda por qué estamos trabajando.” Quizás nos servirá  recordar en este punto: Ten cuidado de ti mismo y de todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para pastorear la iglesia de Dios, que él adquirió con su propia sangre”Hch.20:28). Charles T. Lee es el director general de Ideation Consultancy, una agencia de ideas especializada en ayudar a personas de influencia, organizaciones y negocios a llevar las ideas a la implementación vía estrategia creativa. Charles es también miembro fundador de JustOne, una organización que innova ideas para asistencia humanitaria.

No cabe duda que estamos en la era digital, son muchas las iglesias con páginas web muy activas y consultadas, esto abre una infinidad de contactos actuales, de aquí que Lee nos dice: “Conoce a tu audiencia, es fundamental a cualquier clase de comunicación. ¿Dónde vive tu audiencia y cómo se conectan? ¿Facebook? ¿Linkedln? ¿Twitter? ¿Google? ¿Tumblr? ¿Blogs? Eso debería darte alguna idea de dónde deberías estar activo. Que sea claro, corto y simple. Se trata de construir relaciones tanto dentro como fuera de Internet, permitiendo un crecimiento orgánico a través de una estrategia intencionada, y desarrollando una idea clara de lo que quieres comunicar. La buena noticia es que ahora tienes las herramientas (¡muchas de ellas gratis!) para hacer llegar tu historia o mensaje de un modo que era inimaginable hace solo diez años. Pero… todavía hay algo en reunirse en persona que incrementa exponencialmente la confianza y la credibilidad.” Algo de lo que siempre adolecemos en nuestras iglesias: “¡Síguelo! El seguimiento es crucial. ¡Nunca podré resaltar lo suficiente este punto! Ya sea por correo electrónico, con una nota personalizada escrita a mano o una carta, agradécele siempre a la gente su tiempo de forma personal. Además, intenta hacer el seguimiento durante las veinticuatro horas siguientes a la reunión. Eso ayudará a mantener el impulso”.

Para no alargar más esta reseña, diremos que este es un libro práctico (especialmente para los responsables) al que debe llegarse con muy claras metas y una gran ración de adaptación –contextualización- a su contenido para investigar aquello que podamos aplicar. En las iglesias, actualmente, se desarrollan cantidad de departamentos que requieren unos líderes formados al frente para su buena marcha.

E.V.Giró

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.