La fe de los grandes creyentes

Print Friendly, PDF & Email

Dolores Aleixandre.
Editorial CCS, Madrid. 2013. 172 págs.

La autora de esta obra y la de “Portadores de signos”, Dolores Aleixandre, es profesora de Sagradas Escrituras en la Universidad Pontificia “Comillas”, Madrid. Es gran comunicadora y divulgadora de la Biblia y una de las mujeres de más prestigio en la actualidad.

Este libro tuvo su origen con un propósito muy claro. En tiempos en que la fe de muchos, zozobra, Proyecto Catequista quiso presentar a sus lectores, durante tres años consecutivos, algunas figuras bíblicas que fueron, son y serán siempre espejo para los creyentes. Se imponía hacer una selección. Son muchos los creyentes modélicos presentes en la Biblia. Por eso tuvimos que imponernos un criterio. Elegimos aquellos hombres y mujeres que destacaran por una faceta o actitud cercanas al hombre de hoy. Como se podrá comprobar, no hay una preocupación biográfica ni exegética. Sí una acentuación de las actitudes creyentes que cada persona, desde situaciones distintas, manifiesta. Son escritos primeramente publicados en la revista y ahora reunidos en tres bloques, el Antiguo Testamento, los Evangelios y el “corpus” paulino.

Del Antiguo Testamento: Abrahán, el hombre del “Aquí estoy”; Moisés, el hombre que cargó con un pueblo; David, un corazón parecido al de Dios; Amós, el hombre al que le dolía la injusticia; Rut, la mujer que supo ser fiel; Jonás, el hombre que huía de Dios; Jeremías, un profeta conflictivo; Judit y Ester, confiaron en Dios. Dos mujeres transformadas; Del Nuevo Testamento: María, la mejor discípula; Juan, saberse querido; Pedro, el discípulo que se dejó educar por Jesús; Bartimeo, comenzar a ver; Zaqueo, perder para ganar; El samaritano, hacerse cercano; La viuda pobre, entregarlo todo. Los colaboradores de Pablo: (A cargo de Juan José Bartolomé, doctor en Sagradas Escrituras, con muchos años de experiencia docente). La familia; Ananías, un catequista para el apóstol; Bernabé, apóstol y protector de Pablo; Pedro, apóstol y antagonista; Silas y Lucas, dos compañeros para una misión; La mujer en la misión paulina; Tito, discípulo, confidente e hijo; Timoteo, hijo y heredero de la misión paulina. El título mismo de cada capítulo es ya la primera definición del creyente y señala el punto de vista bajo el que está enfocado el estudio.

Abrahán, Moisés y todos los demás creyentes no son personajes de museo. Son creyentes que no pueden morir. Su sí a  Dios es de tal categoría que siempre aclara y provoca el sí de cada creyente en todos los tiempos.

E.V. Giró

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.