Un minuto con los hombres de la Biblia

Print Friendly, PDF & Email

Jim George.
Editorial Portavoz. Grand Rapids, Michigan, EE.UU. 2019.
240 págs.

Jim George tiene los títulos de Máster en Divinidades y Máster en Teología por el Seminario Teológico de Talbot. Ha servido en distintos papeles pastorales durante 25 años y en la facultad de The Master´s Seminary durante 10 años. Es autor de varios libros y orador cristiano.

Las cualidades de profesor y pastor del autor se hacen evidentes en el desarrollo de sus escritos; así, el contenido se articula por orden alfabético y se distribuye en tres partes: Primera parte: Hombres del Antiguo Testamento, con 67 entradas. Segunda parte: Hombres del Nuevo Testamento, con 39 entradas, y Tercera parte: Jesús, el hombre más grande que haya vivido jamás, con 7 entradas.

Dispuestos, cual diccionario, en orden alfabético, cada personaje ocupa dos páginas, de forma que tienes a la vista, desde el nombre y título, hasta el espacio para rellenar con tus reflexiones o pensamientos; de aquí que nos sorprenda el título del libro, (aunque los escritores americanos sean dados a estas generalidades), ya que tienes que leer las citas intercaladas, y debes llenar el espacio destinado para tus impresiones personales, puedes tardar bastante más que un minuto.

Tomemos como ejemplo el primer nombrado:

"Aarón. Un hombre que fue un líder débil. Tú (Moisés) hablarás a él (Aarón), y pondrás en su boca las palabras.(Éx. 4:15). Dios llamó a Aarón para que fuera portavoz de Moisés ante los líderes de los hijos de Israel y ante el rey de Egipto. Este fue un gran honor, e inicialmente Aarón hizo bien esta labor. Pero en alguna parte, en medio de todo lo que estaba pasando, Aarón se convirtió en un hombre que se perdió a la sombra de Moisés, uno de los personajes bíblicos más grandiosos de todos los tiempos. A pesar de que Aarón fue corresponsable en el éxodo masivo, y a menudo estuvo hombro a hombro con Moisés contra la rebelión del pueblo, nunca pareció ser un personaje central o esencial. Sus más grandes momentos fueron como seguidor. Y, trágicamente, las dos ocasiones en que estuvo solo como líder, demostró ser débil. (Véase el incidente con el becerro de oro en Éx. 32, y la vez en que él y Miriam cuestionaron el liderazgo de su hermano Moisés en Nm. 12).

¿Qué lecciones puedes aprender de la vida de Aarón?

  • Examínate a menudo en busca de áreas de debilidad. Evalúa con sinceridad tus fortalezas y debilidades. Busca a quienes pueden ayudarte a evitar situaciones que no puedes manejar por tu cuenta.
  • Adopta fuertes convicciones. Debido a que Aarón carecía de fuertes convicciones, cedió ante las peticiones impías del pueblo. Establece tus pautas bíblicas. Luego, fortalecido con las respuestas de Dios, tendrás la disposición y la fuerza para mantenerte firme cuando te pidan hacer un "becerro de oro".
  • Fallar no te descalifica del servicio. Aarón le falló tanto a Dios como a Moisés en numerosas ocasiones, pero Dios siguió usando a Aarón en maneras significativas.
  • Sé un seguidor fiel. Aarón tenía envidia del liderazgo de Moisés y, junto con su hermana, retaron la autoridad de Moisés. La Biblia dice que obedezcamos a nuestros dirigentes. La obediencia empieza con ser un seguidor fiel. Nunca podrás ser un buen líder a menos que seas un buen seguidor.

Aprende de tus errores y pide sabiduría de Dios para cometer menos errores en el futuro.

Del Nuevo Testamento:

Natanael. Un hombre que fue íntegro. He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. (Jn. 1:47). Natanael fue uno de los primeros discípulos de Jesús, después que Felipe lo llevara al Señor (Jn. 1:43-46). Cuando Felipe y Natanael se acercaron a Jesús, el salvador describió a Natanael como un hombre que no conocía artimaña o engaño, un hombre con un corazón sincero. Estas palabras del salmista podrían haberse usado para describir a Natanael: Bienaventurado el hombre a quien Yahweh no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño (Sal.  32:2). Natanael actuaba con un corazón puro, pero no era crédulo. Cuando Felipe, un amigo, le dijo que había encontrado al Mesías, quien era de Nazaret, Natanael razonó: "¿Por qué el esperado Mesías vendría de un lugar en medio de la nada como Nazaret? ¿Por qué no de Jerusalén, el centro de toda actividad religiosa y política?" (cf. Jn. 1:46). No convencido, pero con deseos de saber la verdad sobre este "Jesús", Natanael fue a comprobarlo por sí mismo.

Por desgracia, hoy día es difícil encontrar hombres sinceros. Se han vuelto la excepción y no la regla. En lugar de seguir el ejemplo de Natanael, muchos hombres siguen el estilo engañoso de Jacob (Gn. 27). Es fácil justificar y excusar un estilo de vida menos honesto. Al fin y al cabo "todos" hacen eso. Pero la norma que deberíamos seguir viene de Dios, no del mundo. Como hombre de Dios, estás llamado a vivir según normas más elevadas y a ser sincero siempre. Conscientemente debes invalidar mentiras, medias verdades y omisiones de la verdad. Esfuérzate en ser franco en tus palabras y acciones. Y no caigas en la trampa de decir a las personas lo que quieren escuchar, a fin de poder obtener lo que deseas o para progresar. Dios quiere que seas una persona confiable todo el tiempo, y que otros puedan decir de ti lo que Jesús dijo de Natanael: "Aquí viene... un hombre totalmente íntegro" (NTV).

En la contraportada los editores nos dicen: "Descubre cómo Dios puede usar a hombres como tú. Comienza o termina tu día con poderosos recordatorios de un minuto sobre la obra de Dios en la vida de los hombres de la Biblia. Encontrarás aliento para tu propio viaje de fe, a medida que vayas descubriendo cómo Dios apoyó, ayudó y proveyó para los hombres en la Biblia, serás más y más consciente de su extraordinario amor por ti".

A pesar de la limitación de tiempo que impone el título, este libro es una excelente introducción a muchos personajes, que quizás nunca nos llamaron la atención, y poder descubrir diversas facetas de algunos más conocidos, v.g. Nehemías, que tiene cinco entradas. Por todo ello debemos aconsejar, al lector, que entre con oración, amplia visión e interés, a la cuidadosa lectura de cada hombre de la Biblia y se llenará de gozo y fe, si nos apropiamos las lecciones que se derivan de cada vida expuesta aquí.

E.V. Giró

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.