Frente a la tentación, ¿cómo resistir?

Print Friendly, PDF & Email

frenteAlfred Küen.
Editorial CLIE, Viladecavalls, Barcelona, 2013. 150 págs.

Alfred Küen. Es uno de los grandes teólogos europeos actuales, nacido en Estrasburgo en 1921. En 1976 fue requerido como profesor del prestigioso Instituto Bíblico Emmaüs en Saint Légier, Suiza, del que fue Director varios años. Ha tenido una dedicación plena desde entonces a la investigación teológica e impartiendo clases en la Facultad de Teología Evangélica de Vaux sur Seine y en la Facultad de Teología Libre de Basilea. Ha impartido conferencias en la mayoría de los países de habla francesa y alemana. (También lo hizo en unas recordadas Conferencias organizadas por la Iglesia Evangélica Bautista de Gracia,  y el CEEB). Ha sido presidente de la Asociación Europea de Instituciones Teológicas, y escrito numerosos libros (varios traducidos en castellano).

 Adán y Eva fueron tentados como Caín, Lot, Miriam, Sansón, Elías, Saúl, David, Salomón, Eliseo, Giezi, los reyes Uzías y Asa, Judas, Pedro, Ananías y Safira cuyas historias nos cuenta la Biblia. Todos fueron tentados. Los tres evangelios sinópticos nos relatan que en el principio de su ministerio, Jesús fue tentado por el diablo. Algo real de lo que el hombre de hoy se burla pero que la Biblia presenta como una realidad, algo en que creía Jesucristo, y que prueba su existencia por todo el mal que suscita en este mundo.

El diccionario define tentación como "una atracción hacia algo prohibido, un movimiento interior que incita al hombre al mal". Entre las palabras relacionadas encontramos: deseo, atracción, ganas... Es una ocasión que se nos presenta para realizar algo que sabemos que es malo, pero que nos promete un placer: mentir, vengarse, emborracharse... Los ejemplos que se estudian en los capítulos de la sección: "El  cementerio de los náufragos" nos mostrarán la gran variedad de formas que toma la tentación. Todo placer legítimo puede convertirse en una ocasión de tentación cuando se nos presenta fuera del marco ideado por Dios, o en unas proporciones exageradas. La tentación siempre nos ataca en nuestro punto de mayor vulnerabilidad. Dietrich Bonhoefer decía: "El corazón del hombre se da a conocer en la tentación... Siendo tentado, el hombre conoce su corazón".

"No nos metas en tentación" J. Ellul dice que "la famosa traducción: No nos metas en tentación o no nos sometas a la tentación es absurda". La traducción que hace la Biblia del Sembrador: Guárdanos de ceder a la tentación", implica que: -Podemos ceder a ella; la tendencia al mal está siempre en nosotros. -Somos conscientes del hecho de que no tenemos en nosotros la fuerza para resistirla; por lo tanto acudimos a Dios. -Él puede guardarnos para que no cedamos. -La tentación es una fuerza exterior que nos atrae, a la que podemos ceder o resistir. Finalmente nuestro “yo” decidirá. -¿Por qué ceder? Porque me atrae el placer; me da la gana; me cansa resistir. ¿Por qué siempre privarme? ¡Los demás no tienen tantos escrúpulos! No soy Don Quijote que nunca conoció los placeres de la vida ¡Solo se vive una vez!

¿Por qué negarse a ceder? Porque soy cristiano y como tal tengo un Amo que condena lo que tengo ganas de hacer, llamándolo "pecado". José dio a la mujer de Potifar la siguiente razón para explicar su rechazo: ¿Cómo, pues haría yo este gran mal, y pecaría contra Dios? (Gn. 39:9). -Puedo también imaginarme todas las consecuencias negativas que acaecerían si cediera a la tentación. David cedió. Dios le perdonó, pero no lo libró de las consecuencias de su pecado en su familia y en su oficio como rey.

La parte práctica del libro aporta un catálogo completo de tentaciones y el modo de superarlas. Para ello, ¡que mejor que recurrir al texto de la Palabra de Dios! El autor recopila ejemplos de personajes bíblicos que se enfrentaron a tentaciones de diversa naturaleza: Soberbia, murmuración, calumnia, sexo, desobediencia, ambición, etc. y los divide en dos grupos: -Los que no resistieron la tentación: "El cementerio de los náufragos"; -Los que superaron la tentación: "El palmarés de los vencedores".

La obra incluye un capítulo completo, de carácter más teológico, del tema de "Las tentaciones de Jesús" y concluye con diez propuestas para ayudar a los que se sientan tentados: La oración, la Palabra de Dios, la fe, la prudencia, poderosos aliados, velar en las puertas, ejercitar la voluntad, ocupaciones alternativas, refugiarse en Jesús. Un libro de evangelización para ayudar a todos los creyentes en su diaria guerra espiritual.

 E.V. Giró - Barcelona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.