El camino a la vida eterna

Print Friendly, PDF & Email

res_05C.H. Spurgeon - Editorial Peregrino, Moral de Calatrava, Ciudad Real, 2012. 102 págs.

Siempre es una delicia recibir una obra nueva del "príncipe de los predicadores" y poder degustar algun rico manjar de su sobresaliente pluma. Este libro contiene cuatro de sus, famosos, mensajes sobre los pasos esenciales en el camino a la vida eterna, con los siguientes enunciados:

          • 1) La gran atracción
          • 2) Dos cosas esenciales
          • 3) Perdón para deudores arruinados
          • 4) La eterna seguridad de los creyentes.

Hace poco tiempo un predicador me pedía consejo sobre los volumenes de sermones que tenemos a disposición en estos momentos, con una salvedad: los de Spurgeon me ahogan con su excesiva riqueza; y tenía razón, no se puede leer a Spurgeon si se quiere leer un mensaje como el que se predica en la mayoría de nuestras iglesias hoy.

Los mensajes de Spurgeon estan salpicados de: preguntas, poesias, gran riqueza de lenguaje figurativo, propuestas, invitaciones, cuestionamientos, etc... que exigen una lectura reposada y atenta, aún con el buen trabajo de los traductores que nos los sirven en el lenguaje más actual posible (he de confesar a este respecto, que he tenido que recurrir al diccionario para aclarar una palabra que el traductor a utilizado ajustándola al significado original), como no hay mejor explicación que un ejemplo, dejadme transcribir un párrafo del primer mensaje: "He de confesar que mi alma se deleita de manera muy especial cuando predico a Cristo. Espero no cansarme nunca de predicar ningún aspecto de la verdad divina, pero mi gran deleite es predicar al Maestro; Él es el meollo de la predicación.

Predicar a Jesucristo no es como poner los platos y los cubiertos para la fiesta, sino más bien como ofrecer el pan mismo; en las labores rurales, no es como estar cercando un campo o cavando acequias o sembrando, sino como atar las doradas gavillas para llevar la cosecha al granero. Si queremos recoger una copiosa cosecha, hemos de sembrar semilla empapada en la sangre del Calvario; y si lo que deseamos es ser llevados nosotros mismos más cerca de Cristo, no vayamos a Moisés en busca de ayuda, sino acudamos directamente a Él. Hemos de ir a Cristo para llegar más cerca de Él".

Pese a lo que podrían parecer escollos en la lectura, recomiendo encarecidamente este libro por su buen planteamiento de los puntos imprescindibles en la exposición del mensaje salvífico.

E.V. Giró,Barcelona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.