La Biblia para hipsters

bibliaFrancisco Varo.
Editorial Planeta, 2015, 285 pp.

El libro va dirigido a los hipsters, pero ¿quiénes son los hipsters? ¿Son alienígenas o extraterrestres que necesitan entender el libro más difundido de todas las épocas para saber cómo pensamos los terrícolas? ¿Son una tribu urbana de las muchas que pululan por nuestras ciudades? ¿Son la mayoría de la gente con la que nos cruzamos cada día en nuestras calles que  conocen poco o nada de la Biblia? Para el autor son “gente actual con personalidad propia”. El Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua no recoge esta voz todavía. Sin embargo, podemos dar una descripción más amplia que la ofrecida por el Dr. Francisco Varo: Hispster es una subcultura de jóvenes bohemios de clase media-alta que se establecen por lo general en barrios que se asocian a tendencias musicales indie y alternativas. Siguen una moda alejada de las corrientes predominantes, basados en lo independiente y tienen posiciones políticas progresistas, de izquierdas. Consumen alimentos orgánicos, productos artesanales y se visten con ropa extravagante de segunda mano.

Varo quería escribir “un libro que reuniera datos de tal interés acerca de la Biblia que sirviera como un punto de referencia ideal sobre ella”. A todo esto  añade que “quería hacer algo útil para hipsters”. El resultado es este libro definido como “la biblia de la Biblia “. Creemos que su propósito debería  ser también el de acercar la Biblia al gran público y no solo a los hipsters, un objetivo muy loable, ya que no solamente son este tipo de personas las que desconocen el contenido de la Biblia y no saben relacionarlo con su propia vida y el mundo en que vivimos, sino que a pesar de estar en una sociedad nominalmente cristiana, el interés por leer y entender la Biblia es más bien escaso. Así que de entrada aplaudimos la intención de un autor que es matemático y biblista, dos saberes que parecen contradecirse por pertenecer el primero al ámbito de las ciencias formales y el segundo al de las letras, pero que en realidad se complementan. Nacido en Córdoba el 20 de julio de 1955. Ordenado sacerdote el 15 de agosto de 1980.Doctor en Teología (especialidad de Sagrada Escritura) por la Universidad de Navarra (1982). Doctor en Filosofía y Letras (División de Filología, Sección de Filología Bíblica Trilingüe) por la Universidad Pontificia de Salamanca (1991). Licenciado en Ciencias Matemáticas por la Universidad de Málaga (Madrid, 1978).Nivel Dalet en Lengua Hebrea, en la Universidad Hebrea de Jerusalén (1988). Imparte en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra los cursos ordinarios de Pentateuco y Libros Históricos del Antiguo Testamento, y Lengua Hebrea en el primer ciclo, así como la Historia de la exégesis moderna y contemporánea en el segundo ciclo.

Su axioma de escribir un libro sobre  la “biblia de la Biblia”, no es el primero ni pensamos que será el último, porque existe una bibliografía abundante en que se explica su origen, composición, significado y aplicación. Todo eso tanto a nivel de erudición académica como de divulgación para los que quieren iniciarse y no saben cómo deben leerla y comprenderla. Lo que persigue el autor es abrir el entendimiento del lector para que nos demos cuenta que a cada paso que damos en  la vida encontramos cosas que tienen alguna relación con la Biblia, las Sagradas Escrituras hebreo-cristianas y que por no estar familiarizados con ella  desconocemos su significado. Ha seleccionado una serie de libros de la Biblia y de cada uno de estos ha escogido solo unos temas. Sus ilustraciones al respecto con menciones a experiencias personales y referencias culturales, nos pueden dar un ejemplo que anime a los no lectores bíblicos a cambiar de actitud. Sin embargo, lo que  encontramos en sus páginas, según expresa el mismo autor,  a nosotros nos parece que es de un alcance poco ambicioso, tratándose del libro que es el pilar de  la cultura occidental, pues el libro contiene  mucho más de lo que escribe sucintamente bajo el epígrafe en tres puntos  “Acerca de este libro”. Es indudable que el profesor Varo tiene unos conocimientos que van más allá de los propios de su formación bíblica y está muy informado de todos los asuntos antiguos y actuales que conforman la cultura de los pueblos.

El libro se compone de tres partes: En la primera, que lleva por título Cosmos y ser humano: guía del usuario, se ocupa de los cinco primeros libros del AT, el Pentateuco. En el judaísmo se conocen como la Torah, un término que se suele traducir por Ley porque en ellos se encuentra la Ley que Dios dio a su pueblo después de redimirlos de la esclavitud de Egipto. La segunda parte, titulada Tribus y reyes, poetas, sabios y profetas, trata de los libros históricos desde Josué a Ester, aunque de este último no hay ningún comentario; de los libros poéticos de los Salmos y el Cantar de los Cantares; de los libros sapienciales de Job, Proverbios y Eclesiastés. Pero mientras hay una exposición de los dos primeros, del tercero prácticamente se limita a citarlo. De los libros proféticos conocidos como mayores, pero no se dice nada de los menores. En la tercera parte que lleva por título El pórtico de la Gloria,  expone la totalidad del NT, una parte que es, sin duda, la más conocida en general, especialmente los evangelios. Aunque menciona las epístolas de Santiago, Pedro, Juan y Judas, solamente comenta las del apóstol Pablo incluyendo la carta a los Hebreos, una epístola  cuyo autor es desconocido. Cierra el libro una guía del contenido y un epílogo acerca de la Biblia, aunque este también podría servir de introducción. Además de lo que hemos mencionado contiene información complementaria destacada en recuadros de fondo gris oscuro y escrito en letra blanca.

En uno de estos cuadros se enlistan los libros de la Biblia y su abreviatura. Con relación a esta, dice que mientras en los libros en español lo normal en la abreviatura es poner el número del capítulo seguido por una coma, en otras lenguas es seguido de dos puntos. Esto es cierto, pero habría que matizar que los libros impresos por editoriales católicas siguen el criterio de poner una coma, mientras que los de editoriales evangélicas colocan dos puntos. Aparte de esto, en algunas versiones de la Biblia, se usa un punto en la abreviatura. En la relación de  los libros de la Biblia que aparece en un recuadro se incluyen los apócrifos, llamados deuterocanónicos por la Iglesia católica, lo que no es de extrañar tratándose de alguien que es sacerdote de ella.

Es de agradecer que un teólogo con la formación del autor, haya hecho una exposición de lo que ha querido destacar  más de la Biblia,  de manera conservadora, aparcando la crítica liberal que no conduce a nada y mucho más tratándose de un libro divulgativo en que relaciona elementos de actualidad con algunos pasajes bíblicos para mostrar que la Biblia sigue estando vigente, como destaca en el epílogo. El arte de la predicación, consiste precisamente en esto, en trasladar un mensaje antiguo trazando un puente con la actualidad aplicándolo a las necesidades del oyente o del lector de hoy. Por ejemplo, su exposición de la creación según la revelación de Génesis 1 y 2, en contraposición  con los mitos de algunas culturas antiguas y olvidándose de la teoría de la evolución, no es algo muy frecuente, cuando dicha teoría se tiene hoy por científica, no siéndolo. El conocimiento que tiene el autor de la lengua hebrea, ayuda a comprender algunos términos del libro de Génesis que a veces han suscitado controversias innecesarias y que convenientemente explicados enriquecen su sentido auténtico, especialmente aquellos que tratan de la creación de Adán y Eva.

En resumen, se trata de una obra que merece ser leída y sobre todo divulgada a hipsters y no hipsters, tanto en España como en América latina, porque el analfabetismo bíblico es un mal en todas partes y eso empobrece  a los pueblos tanto en lo cultural como en lo espiritual.

Pedro Puigvert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *