Respuestas a preguntas que hacen los escépticos

respuestasCharlie H. Campbell. – Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, EE.UU. 2009. 128 págs.

“Nadie niega a Dios, sino aquel a quien le conviene que Dios no exista”. Agustín de Hipona.

Escéptico es el que con incredulidad tiende a recelar de la verdad o eficacia de una cosa. El escepticismo en cuanto a asuntos de la fe cristiana está presente desde “siempre” en la historia. La Biblia relata de muchas personas que se mostraron escépticas, “Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmos 14:1 y 53:1), o que expresaron preguntas o dudas respecto a diversos asuntos espirituales. Los habitantes de Capernaum necesitaron obtener evidencias antes de creer, preguntaron a Jesús: “¿Qué, pues, haces tú como señal para que veamos y te creamos? ¿Qué obras haces? (Juan 6:30). Poncio Pilato cuestionó a Jesús respecto a su identidad y al fin preguntó: ¿Qué es la verdad?” (Juan 18:38). Tomás, uno de los doce discípulos, se mostró escéptico en cuanto a la resurrección de Jesús, diciendo: “Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré” (Juan 20:25).

El mundo actual, quizás más que nunca, esta inmerso en una gran confusión. El alejamiento de Dios conduce a esta confusión y genera escepticismo ante las verdades eternas reveladas en la Biblia, que se intentan negar con incredulidades vestidas de escepticismo incluso para disfrazar el ateísmo. Las ”nuevas” filosofías propuestas por los hombres con el fin de confundir al que se acerca al estudio con deseo de elevar su conocimiento, les confunden hasta sentirse atrapados en la negación de la realidad de Dios. De ahí que tantos incrédulos tengan como escudos las más rebuscadas preguntas negativas con visos de escepticismo. Juan Antonio Monroy dice con acierto: “Sin haber hecho la prueba no es honrada la negativa. No es justo declararse ateo sin haber dado a Dios una oportunidad para manifestarse”.

En nuestros días se presenta difícil testificar a la gente, por la vida vertiginosa que nos toca vivir, pero, cuando se logra una oportunidad, que quizás sea de unos cortos momentos, debemos estar preparados para poder contestar de forma rápida y sabia a una variedad de preguntas que suelen ser comunes, y esta es la finalidad de este libro. Contesta 40 preguntas respecto a Dios, la Biblia, el infierno, la salvación, etc. El autor, Charlie H. Campbell, es director del Ministerio Apologético esté siempre preparado, que le lleva a impartir conferencias sobre una amplia variedad de cuestiones relacionadas con la defensa de la fe cristiana. Anteriormente fue pastor y director de una Escuela Bíblica, donde impartió cursos de: apologética, religiones del mundo, sectas, profecía bíblica, homilética, hermenéutica, teología sistemática y evangelización (1997-2006). El pastor Bryan Newberry de SanDiego, California, opina así de la obra: “He oído decir que una definición de ingenio es tomar las cosas complejas y ser capaz de simplificarlas. Me impresionó ver que preguntas tan difíciles se pudieran responder adecuadamente en tan pocas líneas. Creo que la mayoría de cristianos, que quieran y necesitan respuestas a preguntas difíciles como estas, a menudo desean una respuesta simple y suficiente sin tener que leer un libro completo sobre el tema. Charlie ha hecho esto con respuestas rápidas y sencillas. Sé que no fue fácil, y con toda sinceridad le doy las gracias en nombre de los cristianos de todas partes”.

E.V. Giró – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *