Elogio de lo ético

Print Friendly, PDF & Email


elogio

Joan Bestard Comas
PPC Editorial, Boadilla del Monte, Madrid, 2013. 265 págs.

«La integridad es hacer lo correcto, aunque nadie nos esté mirando» Jim Stovall.

En un certero prólogo, Jesús Murgui Soriano, nos pone en situación: “En circunstancias como las presentes, en las que estamos tocando a diario las muy serias consecuencias de la severa crisis económica que determina la vida social y política de nuestro país, y no menos el acontecer de tantas familias, colectivos y personas. En este momento, en la presente situación, toda valoración de lo ético y toda palabra que siembre justicia y bondad, dicha serenamente, haciendo pensar, si encima abre o apunta, en último término, a la luz y a la sabiduría que proceden de Dios, sea bienvenida. Especialmente sea bienvenida cuando se trata de mejorar esta sociedad y sus personas, enseñando humanidad, en estos tiempos en los que, por la quiebra ética, honda y de años, están pagando un alto precio los seres humanos más débiles, las familias con menos recursos, los jóvenes, los adultos sin trabajo, los inmigrantes. Y asimismo cuando desde esa misma quiebra ética se sigue atentando contra el respeto del valor del ser humano, viéndose afectada la protección a la vida humana en todas las fases de su existencia, menoscabada la insustituible función de la familia o disminuida la misión fundamental de la educación en el futuro del hombre y la sociedad”. El autor se adentra en su obra en una evidente apuesta por una clara transformación y mejora de las claves éticas de la sociedad en sus vertientes política y económica, así como una lectura sabia del ser humano, al que contempla en su compleja realidad, en relación con la importancia de la realidad familiar, del mundo educativo y del rico interior de cada persona, así como en su esencial capacidad relacional. Nuestro autor abre además todo lo humano al misterio de Dios; Dios, de quien tantos contemporáneos nuestros sienten nostalgia, aun sin saberlo; Dios, que es fuente de sentido y de esperanza, pues él está en la base de la dignidad del ser humano y de sus anhelos más profundos.

El autor en la introducción nos advierte: «Estas reflexiones son breves pensamientos radiofónicos, entes emitidos por la COPE (durante catorce años) y ahora, desde hace cuatro, por Radio Nacional de España, a las seis menos dos minutos de la mañana, con el título «Alborada. Breve reflexión para comenzar el día». Este libro quiere ser una sincera alabanza a la ética, especialmente a la ética cristiana, pero a su vez una apremiante invitación a su praxis cotidiana. Las 336 reflexiones de este volumen se inspiran en numerosos autores; también en la observación personal de las mujeres y hombres de ayer y de hoy, y en el estudio de los acontecimientos de la historia y de la actualidad, de las cosas que suceden diariamente en nuestra sociedad. La presente obra está estructurada en tres apartados: 1.- Reflexiones éticas, sociales, económicas y políticas (105). 2.- Reflexiones humanas, psicológicas y pedagógicas (162). 3.- Reflexiones religiosas (69).»

Por su ya anunciada brevedad y como muestra del contenido, sugerimos una reflexión de cada apartado: Lo ético debe ser subrayado con fuerza y vivido coherentemente en el quehacer diario. Es la única manera de poder llegar a una sociedad más justa y humana. Sin ética, los pueblos no pueden subsistir. La sola riqueza y el bienestar, sin principios morales, es una torre de Babel que conduce a la confusión y hasta puede llegar a la debacle. El desarrollo que crea riqueza y bienestar es muy importante para los pueblos, pero debe cimentarse siempre los sólidos principios éticos de la verdad, la justicia, la igualdad y la libertad. Un pueblo sin principios éticos no alcanzará nunca el auténtico progreso humano y moral, que es el que verdaderamente lo dignifica. La pregunta de la ética es: ¿cómo debo actuar?, es decir, ¿qué principios debo seguir para comportarme debidamente?

El novelista británico Rudyard Kipling (1865-1936) escribió: «Seis honrados servidores me enseñaron cuanto sé; sus nombres son: cómo, cuándo, dónde, qué quién y por qué». Estos seis elementos de precisión son extraordinarios: pueden organizar nuestro pensamiento y orientar acertadamente nuestra acción. Acostumbrémonos a emplearlos con asiduidad e inteligencia, y ganaremos en exactitud sin perdernos por los vericuetos de lo inconcreto. El cómo, cuándo, dónde, qué, quién y por qué son los seis servidores de la precisión que nos ayudan a avanzar por el camino certero del discurso lógico. Si no los empleamos convenientemente, nos perdemos por las ramas inútiles de la imprecisión. Conviene siempre saber poner nombre a las cosas, de lo contrario nos dispersamos inútilmente.

Karl Barth (1886-1968), teólogo suizo, esribe: «Cuando el cielo se vacía de Dios, la tierra se llena de ídolos». Cuando eliminamos, arrinconamos o ladeamos a Dios, la tierra se llena de falsos dioses, de ídolos. Los ídolos son pobres caricaturas de Dios que nos esclavizan. Solo el Dios auténtico, el Dios de Jesucristo, es liberador y salvador, capaz de dar sentido pleno a nuestra vida. La negación de Dios siempre comporta ídolos, y en algunas ocasiones nuestro único ídolo es nuestro propio egoísmo. ¡Así de pobre puede llegar a ser nuestra existencia sin Dios! El ligar de Dios solo lo pueden ocupar los falsos dioses o nuestro egoísmo, convertido en el principal falso dios de nuestro vivir y actuar. La persona, marcada por la trascendencia, o adora al verdadero Dios o se arrodilla ante los ídolos.

Joan Bestard Comas nació en Lloseta (Mallorca) en 1940. Es licenciado en Teología y doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Gregoriana de Roma, y licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es canónigo, delegado diocesano de Pastoral del Turismo y profesor de Sociología y de Doctrina Social de la Iglesia en el Centro de Estudios Teológicos y en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Mallorca.

E.V. Giró – Barcelona

 

 

1 comentario en “Elogio de lo ético

  1. hoy en chile especialmente en el pueblo cristiano esta sucediendo lo mismo se a dejado de cultivar lo etico y se esta dejando lo moral de lado

Responder a REMIGIO ALVAREZ ORREGO Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.