Reflexiones de un viejo teólogo y pensador

Print Friendly, PDF & Email

Leonardo Boff.
Editorial Trotta, 2020, 190 pp.      

Libro prologado por Michael Löwy, sociólogo y filósofo franco-brasileño marxista. Es conocido por la publicación de una obra sobre el pensamiento del Che Guevara. Se ha especializado en el hecho religioso y en particular en la teología de la liberación. Nació en Sâo Paulo de origen judío, sus padres eran inmigrantes austríacos. En Brasil obtuvo una licenciatura en ciencias sociales. Estudió y obtuvo el doctorado en la Universidad de París. Residió durante varios años en Israel, donde aprendió hebreo y fue profesor de la Universidad de Tel Aviv. Löwy explica que este libro es una síntesis del pensamiento de Boff, el teólogo católico que fue represaliado por Roma a raíz de la publicación de libros que cuestionaban la estructura del Vaticano y el  papado. La Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio) lo condenó a lo que Löwy llama un año de “silencio obsequioso” (suspensión a divinis). Debido a las protestas que hubo en todo el mundo, las autoridades vaticanas le levantaron la prohibición. Posteriormente, en 1992, le censuraron de nuevo y entonces abandonó la orden franciscana  y el presbiteriado, pero no ha dejado de ser católico a su manera. En un subidón de exaltación hiperbólica dice Löwy: “Al leer los escritos de Leonardo se tiene la nítida impresión de estar escuchando la voz de uno de los profetas del Antiguo Testamento. Es una especie de Isaías del siglo XXI que alza su voz, sin un temor y temblor, contra los poderosos y contra el culto al becerro de oro o Baal, ídolos que exigen sacrificios humanos”. Y ¿Por qué no Elías o Nahum?

Si el libro es una síntesis del pensamiento de Boff, ¿Cuál es el pensamiento de Boff? Aparte de su rebeldía contra las máximas autoridades de su iglesia, el libro que desencadenó las iras de Roma fue “Iglesia: carisma y poder”. Ha sido también cofundador de la Teología de la Liberación junto con Gustavo Gutiérrez y otros. Dicha teología fue para Carol Wojtyla (Juan Pablo II) y para Joseph Ratzinger, a la sazón prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe, luego Benedicto XVI,  una teología con “errores” y herejías. Las claves fueron varias empezando por el impacto causado por los sacerdotes obreros entre las masas que se sentían oprimidas por los dueños de las explotaciones agrarias e industriales. Se guiaron por los principios marxistas, sobre el significado de la historia y aplicados a la realidad que vivían. Las luchas populares por la liberación, dio lugar a una nueva manera de  vivir y celebrar su fe en América latina. El libro que les señaló el camino teológico fue la Teología de la Esperanza de Jürgen Moltmann. A partir de los años 90, Boff agrega la ecología a la Teología de la Liberación y desde entonces se ha centrado en este asunto escribiendo libros y dando conferencias por todo el mundo. Claro que lo hace desde la posición de un evolucionista  teísta. Lo mismo te dice que Dios es el Creador del universo y da origen a todos los seres, como que “somos un eslabón de la corriente sagrada de la vida; un animal de la rama de los vertebrados, sexuado, de la clase de los mamíferos, del orden de los primates, de la familia de los homínidos, del género homo, de la especie sapiens/demens”. Para él, los ancestros de los seres humanos son los simios, unos pequeños mamíferos no mayores que un ratón. Vivían en lo alto de los árboles alimentándose de insectos y de flores. Y así fue evolucionando en el transcurso de millones de años hasta llegar a lo que es hoy. Hay que echarle fantasía para elaborar estas teorías que no son científicas, ni nada que se le parezca, sino pura ficción.

Otro asunto que llama la atención es su manera de querer mantener un equilibrio después de ver a dónde le ha llevado la ecología de la liberación: Cuando habla de los sueños, dice “que el sueño del capitalismo pone en riesgo las bases que sostienen la vida. Y el sueño o utopía del socialismo costó la vida a millones de personas y se perdió en la historia”. ¿Cuáles son los buenos sueños según Boff?: La teología de la liberación y el cuidado de la tierra. Sobre esto último podemos coincidir. Sorprende lo que llega a decir sobre María, sacándose un argumento de la manga que basa sobre un término griego al que ha cambiado una alfa por una delta y convierte el poder del Espíritu Santo  que cubriría con su sombra  a María en una tienda de morada permanente de manera que es elevada a la altura de lo divino.

Nacido en Concórdia (Brasil) de nombre Genésio Darci Boff,  alias Leonardo Boff, estudió Filosofía en Curitibia y Teología en Petrópolis. Se doctoró en Teología y Filosofía en la Universidad de Munich. Perteneció a la Orden de los Frailes Menores franciscanos. Ha sido profesor de teología, filosofía, espiritualidad  y ética en universidades de Brasil, Lisboa, Salamanca, Harvard, Basilea y Heidelberg.  Es miembro de la comisión que redactó la carta de la Tierra y ha escrito unos 60 de libros mayormente de ecología. Al abandonar la orden a la que pertenecía se casó con Marcia María Monteiro de Miranda. Su hermano Clodovis con el que ha escrito un par de libros, es sacerdote y a diferencia de él sigue ejerciendo dentro de la ortodoxia católica.

Pedro Puigvert

                

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.